Menu contenidos

Menu navegacion, Submenu unidades, contenido

Menu navegacion

» Guia Multimedia » 1: Introducción. El marco legal de los Planes de Autoprotección » 1.1.- Introducción. ¿Qué es un plan de autoprotección?

Submenu unidades

Contenido

1.1.- INTRODUCCIÓN. ¿QUÉ ES UN PLAN DE AUTOPROTECCIÓN?

1.1.1.- Introducción

Una Emergencia es

Una situación derivada de un suceso extraordinario que ocurre de forma repentina e inesperada y que puede llegar a producir daños muy graves a personas e instalaciones, por lo que requiere una actuación inmediata y organizada

Ante estas situaciones repentinas e inesperadas las empresas desarrollan la Autoprotección que se llevan a cabo mediante planes de idéntico nombre. Un Plan de Autoprotección se define como:

Un sistema de acciones y medidas, adoptadas por los titulares de las actividades, públicas o privadas, con sus propios medios y recursos, dentro de su ámbito de competencias, encaminadas a prevenir y controlar los riesgos sobre las personas y los bienes, a dar respuesta adecuada a las posibles situaciones de emergencia y a garantizar la integración de estas actuaciones en el sistema público de protección civil

1.1.2.- Obligaciones del empresario con respecto a las emergencias

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales en su artículo 20 establece la obligación para el empresario de:

obligaciones del empresario

La Ley de Protección Civil añade a lo anterior en su artículo 5: “El Gobierno establecerá un catálogo de las actividades de todo orden que puedan dar origen a una situación de emergencia, así como de los centros, establecimientos y dependencias en que aquéllas se realicen.

Los titulares de los centros, establecimientos y dependencias o medios análogos dedicados a las actividades comprendidas en el indicado catálogo estarán obligados a establecer las medidas de seguridad y prevención en materia de protección civil que reglamentariamente se determinen”.

Instalación industrialLas actividades del catálogo anterior son las citadas en el RD 393/2007, y estas actividades están obligadas a disponer de un sistema de autoprotección, dotado con sus propios recursos y del correspondiente plan de emergencia para acciones de prevención de riesgos, alarma, evacuación y socorro.

En el artículo 4, la Ley 2/1985, fija que: “Todos los ciudadanos, a partir de la mayoría de edad, estarán sujetos a la obligación de colaborar, personal y materialmente, en la protección civil, en caso de requerimiento por las autoridades competentes”

1.1.3.- El plan de autoprotección

Un Plan de Autoprotección es

Un marco orgánico y funcional previsto para una actividad, centro, establecimiento, espacio, instalación o dependencia, con el objeto de prevenir y controlar los riesgos sobre las personas y los bienes y dar respuesta adecuada a las posibles situaciones de emergencias, en la zona bajo responsabilidad del titular, garantizando la integración de estas actuaciones en el sistema público de protección civil

Un Plan de Autoprotección tiene como objetivos:

  • La organización de los medios humanos y materiales disponibles para
    • Prevenir el riesgo de incendio o de cualquier otro equivalente.
    • Garantizar la evacuación y la intervención inmediata.
  • Hacer cumplir la normativa vigente sobre seguridad.
  • Facilitar las inspecciones de los Servicios de Administración.
  • Preparar la posible intervención de ayudas exteriores en caso de emergencia (bomberos, ambulancias, policía, etc...).
  • Conocer los edificios y sus instalaciones, la peligrosidad de los distintos sectores, los medios de protección disponibles, las carencias existentes según la normativa vigente y las necesidades que deben ser atendidas prioritariamente.
  • Garantizar la fiabilidad de todos los medios de protecciónplanificación e instalaciones generales.
  • Evitar las causas origen de las emergencias.
  • Disponer de personas organizadas, formadas y adiestradas que garanticen rapidez y eficacia en las acciones a emprender para el control de las emergencias.
  • Tener informados a todos los ocupantes del edificio de cómo deben actuar ante una emergencia y, en circunstancias normales, cómo prevenirla.
  • Minimizar los perjuicios materiales y personales de los accidentes.

Todo lo anterior, se desarrolla mediante el RD 393/2007, de 23 de marzo, por el que se aprueba la Norma Básica de Autoprotección de los centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia.

Antecedentes

Antes de la entrada en vigor del RD 393/2007, a la hora de decidir qué tipo de documento técnico relativo a emergencias era necesario en una instalación, se recurría al término de “Plan de Emergencia”. Uno de los problemas más habituales discernir era qué entendía la empresa, la inspección o el personal que solicitaba la elaboración de dicho documento técnico como plan de emergencia, puesto que es muy común utilizar indistintamente los vocablos “emergencia” y “autoprotección” para referirnos al mismo documento. Ambas palabras se emplean como sinónimas pese a que en la realidad constituyen documentos técnicos distintos. El Plan de Emergencia es una de las partes que se incluyen dentro del Plan de Autoprotección (tal como se reflejaba en la orden ministerial de 1984 de Protección Civil).

señalesAdemás, también debe reseñarse la existencia de disposiciones legales reguladas administrativamente por órganos públicos de diversa índole. Tal es el caso de la Administración General del Estado, a través de la emisión de normativas por los Ministerios de Industria, Educación, Fomento e Interior, Sanidad, o bien a través de las comunidades autónomas, que regulan materias de espectáculos públicos, Protección Civil e incendios, para finalmente incluir las emitidas por los ayuntamientos, a través de las ordenanzas municipales de prevención de incendios.

Todos los ámbitos normativos hacían y hacen referencia a la necesidad de disponer de algún tipo de sistema, manual o procedimiento de actuación ante situaciones de emergencia. En gran parte de los mismos no se marcaban unas directrices básicas para la redacción de dichos Planes de Autoprotección, de forma que dichas directrices y los criterios de obligatoriedad en la elaboración del documento técnico podrían ser diferentes, no sólo entre centros o instalaciones pertenecientes a distintas comunidades autónomas sino incluso entre municipios de una misma provincia o comunidad autónoma; por tanto, no existía un criterio unificado a nivel estatal.

Ante este vacío legal, se empleaba, sin carácter obligatorio, la guía para la elaboración del Plan de Autoprotección reflejada en la derogada orden del Ministerio del Interior de 29 de noviembre de 1984.

La entrada en vigor del RD 393/2007 determina los criterios mínimos para la redacción del Plan de Autoprotección y para su implantación efectiva en aquellas actividades comprendidas en el anexo I de dicha norma. Dichos criterios son exigibles para todo el territorio nacional.

1.1.4.-Novedades aportadas por la nueva Norma Básica de Autoprotección

Novedades aportadas por el real decreto, con respecto a la orden del Ministerio del Interior de 29 de noviembre de 1984

  • Elaborar planes integrados de autoprotección cuando distintas actividades que compartan físicamente un establecimiento o cuando otras normativas le exija disponer de medidas de autoprotección, evitando la repetición de documentación.
  • Elaborar  planes de autoprotección para los titulares de actividades en régimen de alquiler, concesión o contrata que se encuentren físicamente en los centros, establecimientos o espacios que deban disponer de plan conforme al anexo I del RD 393/2007, aclarando la figura responsable de generar dicho manual cuando una empresa no es propietaria del inmueble pero efectúa algún tipo de actividad.
  • leyes aplicablesInscribirse en un registro administrativo de las empresas afectadas por la normativa (a regular por las comunidades autónomas).
  • Obligatoriedad expresa de mantener la eficacia del Plan de Autoprotección.
  • Informar previamente de la realización de los simulacros de emergencia a los órganos competentes en materia de protección civil. Dicho simulacro se efectuará periódicamente de forma anual.
  • Designar un responsable único para la gestión y control de las actuaciones encaminadas a la prevención y control de los riesgos, así como para activar el plan de actuación ante situaciones de emergencias. Ambas figuras pueden ser asumidas por una misma persona.
  • Realizar un programa de mantenimiento preventivo de las instalaciones de riesgo y de los medios de protección del establecimiento, así como la realización de inspecciones de seguridad de dichas instalaciones.
  • Establecer criterios para implantar el plan de emergencias y convertirlo en un documento vivo.
  • Exigir una certificación de la implantación del Plan de Autoprotección.
  • Revisar periódicamente la actualización del plan con una periodicidad no superior a tres años.